Aguas, cascadas y cuevas

Inicio > Noticias > Detalles
Compartir

Disfrute de esta inolvidable estancia rodeada de profusa naturaleza. En 90 minutos cruzará por tres hermosas cascadas, y en una de ellas se hace rapel. Lo mejor vivirá en la cueva de Los Guayacanes que guarda mucha historia.

Si eres de esas personas que aman caminar y explorar la naturaleza tenemos el sitio ideal para esta aventura. En la pintoresca parroquia Chicaña, del cantón Yantzaza, provincia de Zamora Chinchipe, hay un circuito turístico que cruza ríos, cascadas y finaliza en una cueva de imponentes guayacanes (árbol maderable) llena de vida silvestre.

Desde Cuenca, para llegar a Yantzaza hay dos alternativas: viajar dos horas por la vía Loja-Zamora o tres horas por la Macas-Gualaquiza. Una vez que llega a la cabecera cantonal hay que viajar por 30 minutos hasta la parroquia Chicaña.

El circuito inicia en el sector de El Salado, a 15 minutos del centro parroquial. El camino le ofrece una vista esplendida de árboles de plátanos, guineos, palmas y yucas, productos típicos de esta zona de clima cálido-húmedo.

En el trayecto está la cascada La Luna, de 35 metros de alto y cuyo nombre se debe a que cuando hay luna llena, ésta posa en lo alto dando un panorama maravilloso. Llevar en fotografías esas imágenes nocturnas será un grato recuerdo.
La espesa vegetación rodea el sendero bien señalizado. Mientras se avanza, desde una especie de mirador se divisa la cascada Acorazonada que está en mitad de la selva. Desde lo alto, el agua cae como un hilo en medio del bosque verde intenso.

No muy lejos de allí está la cascada Tobogán, de 15 metros de alto, donde se practica el rapel. Es preferida también para bañarse, descansar, acampar y contagiarse de la energía del agua.

El camino llega hasta la cueva de Los Guayacanes, de 20 metros de profundidad, que tiene salida al otro lado. En este lugar los visitantes pueden recorrer las cavernas y observar las caprichosas formas de las paredes de tierra que han diseñado las gotas de agua que ruedan desde hace cientos de años.

En las paredes de su interior habitan murciélagos y hay conchas petrificadas. En este sitio ineludible, vivirá una la experiencia diferente a una caminata en la superficie. Esta cueva oscura y tenebrosa es muy visitada por los turistas en cualquier época.

El recorrido toma 90 minutos, aunque todo depende del paso de los caminantes, paradas de descanso... El clima ha cambiado y es complejo definir las épocas de florecimiento de los guayacanes. Sin embargo, cuando se da este espectáculo natural sorprende verlo desde lo alto de la montaña.

En toda la zona hay guayacanes y el colorido de las flores da vitalidad a este rincón de Yantzaza. Los promotores de la Unidad de Turismo de la Municipalidad de Yantzaza guían y están prestos para trasladar gratuitamente a los visitantes que deseen conocer y recorrer este circuito que encierra armonía.